Manifiesto

Manifiesto

Llevamos toda la vida trabajando en el mundo de la gastronomía y los restaurantes.

Lo conocemos, lo vivimos con pasión.

Sabemos lo exigente que es el trabajo en cocina, en sala, la multitud de procesos que hay que controlar, el impulso por mejorar día a día.
Todo nuestro desarrollo profesional se cimienta en unos valores sencillos pero profundos:

EL BUEN COMER

El amor por la cocina y el universo de la gastronomía, la satisfacción de dar bien de comer, de que los comensales se sientan a gusto y satisfechos con nuestros platos.

CULTURA GASTRONÓMICA

El respeto y orgullo por nuestra cultura gastronómica, por la tradición como identidad, y por extensión, respeto por todas las gastronomías humanas, patrimonio que debemos proteger.

CREATIVIDAD, TRADICIÓN Y VANGUARDIA

Por ello, buscamos maridar creatividad, tradición y vanguardia en un equilibrio perfecto, huir de las modas, conocer y dominar la historia de nuestra cocina a la par que utilizar las últimas tecnologías que mejoren la calidad de nuestros platos.

PRODUCTO

Creemos en el respeto por el producto, por su origen y trazabilidad, buscando siempre productores de confianza que garanticen la máxima calidad del género y atención al medio ambiente.

KILÓMETRO 0

Apostamos por la cocina de temporada, por las producciones autóctonas y las recetas estacionales que nos ofrecen un universo de sabores auténtico.

CONOCIMIENTO

Basamos nuestro trabajo experto en el conocimiento profundo de las técnicas y los procesos, también de la tecnología gastronómica y empresarial de vanguardia; practicamos la formación continua de nosotros mismos y de nuestros equipos para conseguir los mejores resultados.

RESPETO POR EL COMENSAL

Por encima de todo, sentimos el máximo respeto por el comensal, por nuestros clientes. Son la razón de nuestro trabajo. Buscamos siempre cómo sorprenderles, cómo aportarles una buena gastronomía y una dieta equilibrada.

VIABILIDAD

Creemos que la cocina es cultura pero también prosperidad, una labor generadora de riqueza moral y económica, que crea puestos de trabajo, paga impuestos y mueve a la economía en su conjunto. Sabemos que un restaurante es también un negocio y debe ser viable, aunque nunca a costa de traicionar nuestros principios. Eso jamás.

Todos estos valores rigen nuestro enfoque profesional, una visión integral de la cocina real en pos de la sostenibilidad (verdadera, no de teatrillo) de una gastronomía auténtica y sabrosa, una alimentación adecuada y saludable, y un trabajo eficaz y respetuoso.